Podología

Callos y durezas / Quiropodia

Consiste en el tratamiento de alteraciones dérmicas (Callos, durezas, micosis (pie de atleta), papilomas (verrugas plantares)...), alteraciones ungueales (hongos, unas encarnadas, uñas engrosadas) y corte de uñas. Se aplican tanto a personas adultas como a niños.

Es una práctica NO DOLOROSA con la cual se obtienen unos resultados excelentes, ya que la eliminación del dolor es inmediata.

Pie diabético

Prestamos especial atención a pacientes diabéticos y a sus principales problemas como son heridas, deformidades, cambios en la temperatura y color de la piel y pérdida de sensibilidad.

Aconsejamos sobre los cuidados y precauciones que deben tener a diario, así como el tipo de calzado conveniente para ellos.

Podología pediátrica / infantil

Los niños se encuentran en fase de crecimiento, formación y desarrollo continuo, por ello un diagnóstico y tratamiento precoz nos aseguran un mejor pronóstico que permitirá solventar la patología con mayor rapidez y garantía de éxito.

Realizamos un estudio biomecánico de la pisada y plantillas personalizadas para niños.

Consúltenos si observa que su hijo/a:

  • Camina con dificultad o de forma extraña (mete o saca las punteras, vuelca los pies hacia adentro o hacia fuera, cojea, etc.)
  • Tropieza, pierde el equilibrio o cae con frecuencia
  • Tiene dolor en los pies, rodillas, ingles, caderas o espalda
  • Se cansa fácilmente
  • Presenta rozaduras, ampollas, callosidades u otras lesiones en la piel y uñas de los pies

Estudio de la pisada

Es un examen del aparato locomotor con especial incidencia en pies, piernas y pelvis. La exploración no debe consistir únicamente en una prueba (Ej. Presiones del pie), sino que debe englobar una historia clínica completa, un examen físico exhaustivo con el paciente tumbado, un análisis con el paciente de pie para determinar el reparto de las cargas y un examen de la marcha.

En muchas ocasiones se realizan diagnósticos de la pisada por profesionales no sanitarios y basados únicamente en la información de una prueba (pronadores o supinadores). Por desgracia estos análisis no son tan sencillos, ya que existen infinitas combinaciones biomecánicas en función de la estructura de cada una de las articulaciones del paciente.

Tenemos pacientes en los que cada pie se comporta de modo distinto (uno pronador y otro supinador). Otros pacientes tienen un comportamiento distinto dependiendo de la fase de la pisada que analizamos. Otros pacientes se comportan en carrera de modo diferente (y en ocasiones contrario) al comportamiento en estática.

Problemas más comunes: fascitis plantar, espolón calcáneo, metatarsalgias, neuromas, tendinitis del tendón de Aquiles.